Make your own free website on Tripod.com

Los 300 años de Aguada

 

 

 

 

 

    Hace exactamente trescientos años, el 17 de septiembre de 1692, el Rey Carlos II de España emitió una Real Cédula mediante la cual ascendió a la categoría de Parroquia Colectiva con Teniente a Guerra a cinco pequeñas Villas de Puerto Rico: Aguada, Ponce, Arecibo, Coamo y Lza. El honor de ocupar el puesto de primer Teniente a Guerra de Aguada, correspondió al señor Juan López de Segura. Valga decir que el Teniente a Guerra fue el antecesor de lo que hoy es el Alcalde. Este dato histórico nos señala que el 17 de septiembre del año 1992, Aguada cumplió 300 años de ostentar la categoría de Parroquia.

    Sin embargo, no podemos perder la perspectiva de que ese no fue el nacimiento de Aguada, ya que éste ocurrió en el 1510, cuando Don Cristóbal de Sotomayor, lugarteniente de Don Juan Ponce de León, y por órdenes de éste, funda el primer poblado en el Sitio de la Aguada, con el nombre de Villa de Sotomayor. Este hecho nos convierte en el segundo poblado después de Caparra.

    Hacemos esta aclaración, no con el ánimo de echar sombra al acontecimiento histórico de haber sido elevados a la categoría de Parroquia Colectiva con Teniente a Guerra, sino para aclarar las dudas de los que pudieran confundirse y pensar que el 1692 fue la fecha de la fundación de Aguada. Usando una personificación, podríamos decir que Aguada nació en el 1510, pero se vistió de largo por primera vez el 17 de septiembre de 1692, al alcanzar su mayoría de edad.

    Desafortunadamente, algunos historiadores modernos han intentado arrebatarnos este honor de ser el segundo poblado de Puerto Rico, alegando que la Villa de Sotomayor sólo tuvo un año de existencia, ya que, en el 1511, fue atacada y quemada y asesinados todos sus moradores por los indios de la región, salvándose, malherido, solamente el intérprete Juan Gonzáles. Pero lo que no dicen estos mal llamados historiadores es que el pueblo de Sotomayor, cual Ave Fénix, resurgió de sus cenizas, en el mismo lugar, no una vez, sino muchas veces.

    En ese mismo año de 1511, el Rey Fernando dispuso que se levantara un monasterio en la Isla de San Juan Bautista, lo cual dio origen a la Ermita del Espinar. Entonces ocurrió el cambio de nombre de Villa de Sotomayor al de San Francisco de Asís de la Aguada, por ser Franciscanos los frailes que vinieron a fundar dicho monasterio. Este fue terminado en el año 1516. Trece años después, en el 1529, los indios mataron a los frailes y quemaron la ermita, siendo su sangre la primera sangre mártir de Puerto Rico y quizás de todo el Nuevo Mundo.

    Tres años antes del acontecimiento mencionado en el párrafo anterior, en el 1526, el Rey Carlos I fundó, por Real Cédula, el poblado permanente de Aguada. No somos los aguadeños, sino la historia, la que nos da el honor de ser el segundo pueblo de Puerto Rico, (1510) y la Cuna del Cristianismo en el Nuevo Mundo, (1529). ¡Y de eso se sienten los aguadeños realmente orgullosos!